Hasta siempre bombilla incandescente


Hace tiempo que quería hablar de este tema. Se han cargado nuestra querida bombilla incandescente. La bombilla. A los que velan por nuestra salud, osea, los que nos gobiernan, se les ha ocurrido que esta maravilla de la ciencia contaminaba. Y además era poco eficiente. La primera medida fue prohibir paulatinamente su fabricación. domain backlinks La segunda fue realizar una campaña por la cual regalaban lámparas de bajo consumo para su sustitución. Lámparas que por otra parte, contienen mercurio. Sobre su eficacia, rendimiento y eficiencia tengo mis reservas. Algún fabricante se habrá llenado los bolsillos con esta operación.

Y mientras, los iluminadores como nosotros, muy a nuestro pesar, asistimos impotentes a estas decisiones. Y ante ellas no podemos hacer otra cosa que no sea mostrar nuestro desacuerdo y nuestras reflexiones. Resulta que, según ellos,  son poco eficientes las bombillas incandescentes de toda la vida. Y nosotros, sin embargo, opinamos que hay multitud de ocasiones en las que la bombilla, solamente por su temperatura de color, puede ser más adecuada que ninguna otra. No se han parado a pensar estas iluminadas mentes que mueven los hilos del planeta, que quizás no haya lámparas poco eficientes sino instalaciones mal iluminadas y por lo tanto poco eficaces y contaminantes lumínicamente.

BOMBILLA

De repente nuestra bombilla se ha vuelto poco eficiente y contaminante. Me gustaría saber que pasa con las que las reemplazan. Que alguien me de argumentos para enterrar definitivamente a la bombilla. Mientras tanto, la seguiremos defendiendo. Hasta siempre.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.